Cuando se descubre que se es celíaco, el cambio en la alimentación tiende a ser un proceso difícil de llevar. Sin embargo, siendo que no se trata de algo sumamente raro, sino que lo viven muchas personas, son cada vez más las opciones que vienen en versión sin TACC para que todos puedan comerlas.

De todas maneras, una de las problemáticas suele tener que ver con la necesidad de “abandonar” esas comidas que tanto han gustado siempre y que suelen estar en todas partes. Una de ellas es la pizza. Pero, por suerte, ahora podemos contar con maneras de hacer pizzas que sean sin TACC, para que nadie tenga que abandonarlas, independientemente de las intolerancias alimenticias que tenga. Así, la pizza seguirá siendo la comida más democrática y la favorita, de la que no va a ser necesario despedirse. Te vamos a contar cómo.

Maneras de lograr una pizza sin TACC

Claramente, cuando se piensa en conseguir una pizza que sea apta para celíacos, lo primero en lo que pensamos es en la masa. Por suerte, hoy en día es más sencillo lograr una masa sin TACC. Ahora, te vamos a contar acerca de una de las recetas que podés seguir para lograr esto y que comer pizza no sea un problema.

Los ingredientes:

  • Leche (en la cantidad que se vaya notando que es necesaria)
  • 150 gr de maizena
  • 30 gr de levadura
  • 150 gr de mandioca
  • 10 gr de sal
  • 1 huevo
  • 1 cda de azúcar
  • 3 cdas de aceite de maíz
  • 4 cdas de leche en polvo

La preparación:

En lo que refiere a la preparación de esta receta de pizza sin TACC, podemos decir además que no se trata de un procedimiento más complejo que el de la pizza tradicional.

Lo primero que vamos a hacer es poner a entibiar la leche, añadiendo luego, de forma progresiva, la sal y el azúcar. Vamos a dejar en el fuego hasta que veamos que se forma una espuma.

Mientras tanto, vamos a proceder a mezclar en un bol la maizena, la leche en polvo y la mandioca. Una vez que estos ingredientes estén incorporados, vamos a agregar el huevo, la espuma que se haya obtenido a partir del procedimiento anterior y el aceite.

Al mezclar todo lo mencionado con anterioridad, debemos hacerlo como para poder amasar. Luego de que nuestra masa está firme y preparada, es importante que enmantequemos correctamente la base de la pizzera. Vamos a colocar allí la masa, tapando con un nylon y dejando levar durante aproximadamente 10 minutos.

cuando veamos que nuestra masa ya levó lo suficiente, la vamos a cubrir con tuco tal y como haríamos con una pizza común. Luego, vamos a colocar en el horno durante aproximadamente, para luego llevar al freezer o congelador. En caso de que queramos consumir en el momento, luego del horno le vamos a añadir el queso y todos los ingredientes sin TACC que queramos agregar. ¡Y listo!