Si bien es cierto que la pizza es una de las comidas más compradas, cocinadas y difundidas a nivel mundial, no a todos les gusta de la misma manera. De hecho, la gran diversidad que este plato ofrece permite que existan importantes diferencias respecto a las preferencias que se tienen en el momento de su elección.

Hoy, nos vamos a dedicar especialmente a uno de los grandes debates que se tienen cuando se trata de cocinar una pizza o de elegir una pizzería: la masa de la pizza ¿gruesa o fina?

Un debate para los fans de la pizza

Generalmente se tiende a pensar que los debates de acuerdo con qué pizza elegir en cada ocasión tienden a girar en torno a los sabores de esta. Sin embargo, se pierde de vista la importancia que muchas personas le dan al grosor de la masa. Y es que no son pocos quienes consideran que el gusto de la pizza cambia rotundamente en función del grosor de la pizza.

En este sentido, puede decirse en particular que lo que cambia en función del grosor de la masa es si la sensación al comerla será que la de estar comiendo una pizza esponjosa y blanda o será algo más crujiente.

La pizza fina

Cuando se habla de pizza fina, se está haciendo referencia a una que tiende a ser mucho más crocante. Además, es una pizza que, al no tener una masa protagónica, permite saborear mejor los diferentes gustos que se hayan elegido.

Por otro lado, hay quienes consideran que la pizza fina es mucho más sencilla y más económica de realizar, debido a que requiere de una menor cantidad de harina.

La pizza gruesa

En este caso, estamos haciendo referencia a la famosa pizza que se caracteriza por ser alta. Mientras más alta es una porción de pizza, más gruesa es su masa.

Uno de los elementos que se ha destacado especialmente acerca de la pizza gruesa, tiene que ver con que es más proclive a generar una sensación de “estar lleno” mucho más rápido. Al mismo tiempo, es una pizza en la que los diferentes sabores tienden a unificarse, encontrándose una combinación más homogénea entre la masa y la salsa. En esto, el caso es contrario al de la pizza fina, en el que todos y cada uno de los sabores incorporados por encima de la masa se destacan, brindando diversas sensaciones.

Generalmente, las personas que eligen la masa gruesa tienden a colocar mayor cantidad de los demás ingredientes, para que éstos no pierdan peso por el protagonismo de la primera. De esta forma, la pizza gruesa tiende a ser “una bomba”, peor que encanta a muchas personas.

Por su parte, la pizza fina es también considerada como pizza a la piedra, y es ideal para quienes aman de comer este espectacular plato, pero sin sentir, habitualmente, pesadez. Esta decisión además tiende a tomarse en función del evento y del día, según el dinero que se tenga, las bebidas que se seleccionen para acompañar y la cantidad de invitados.

 

Y a vos ¿cómo te gusta que sea la masa de la pizza?